Lo que viene de WhatsApp para México

¿Cuántas veces al día abres WhatsApp? ¿Qué tanta confianza sientes al usar la plataforma? ¿Ya tienes tu respuesta? Pues eso es lo que Meta, la compañía que adquirió en 2014 WhatsApp, está aprovechando para hacer negocio.

Aunque la compañía parecía enfocarse en temas como los reels y su timeline de Facebook e Instagram, fue en febrero pasado cuando Mark Zuckerberg salió a hablar con inversionistas acerca de cómo le fue durante el difícil 2022 y lo que viene para este 2023. “Continuamos incorporando más empresas a la plataforma comercial de WhatsApp, donde pueden responder preguntas y actualizaciones de los clientes y vender directamente y chatear. Por ejemplo, Air France ha comenzado a usar WhatsApp para compartir tarjetas de embarque y otra información de vuelos en 22 países y en cuatro idiomas”. Ese fue un punto que ha cambiado la dirección de este servicio.

Incluso, en enero pasado llegó Guilherme Horn como nuevo head de WhatsApp para América Latina con el fin de centrarse en el apoyo a las pequeñas y medianas empresas de la región.

Para Horn, WhatsApp es una plataforma de negocios muy poderosa que evolucionó la manera de comunicarse con amigos o familiares, hasta ser una herramienta de monetización para las empresas.

“Una de las principales razones por la que WhatsApp tiene éxito en países como México es la cultura de la gente para conversar. A los latinoamericanos nos gusta hablar con amigos y familiares, queremos estar cerca unos de otros y por eso la mensajería empresarial también conocida como comercio conversacional está transformando la forma en que los consumidores se relacionan con las marcas. Entonces, ¿qué es realmente la mensajería comercial?… Es muy simple, es una conversación entre una persona y una empresa”, afirma Horn.

¿Cómo se monetiza Whatsapp? Horn menciona que hay dos grandes fuentes de ingresos: la primera son los mensajes pagados y la segunda es con anuncios en Facebook e Instagram, anuncios que llevan a una conversación de WhatsApp (más conocido como “click to message”).

Fuente: El financiero