Julián Figueroa tuvo presente a su hijo hasta el último suspiro; murió junto a un dibujo suyo

La noche de este martes 11 de abril, tras el deceso de Julián Figueroa, su madre, la actriz Maribel Guardia, salió por primera vez a atender a los medios de comunicación para brindar las primeras palabras después de la muerte de su hijo.
La actriz de 63 años estuvo acompañada de su nuera Ime Garza-Tuñón. Ambas se notaban desconsoladas; sin embargo, con mucha entereza, Maribel contestó algunos cuestionamientos de la prensa.
Y aunque el encuentro con los medios fue corto, recordó la última conversación que sostuvo con su hijo, el cual se invadía de un emotivo momento. Y es que en medio de todas las cámaras, la actriz, con los ojos llorosos, evidenció que Julián, antes que ser un buen cantante, un gran hijo y amigo, se consagró como un gran padre, y prueba de ello, los regalos de su hijo, que se llevó hasta el último respiro.
Entre sollozos, Maribel Guardia relató que un día antes de que Julián muriera, el cantante le pidió un diurex antes de que la actriz se fuera al teatro. Sin más preguntas, Maribel se concentró en buscar sin éxito lo pedido. Más tarde, la presentadora se percató que era para pegar en la pared el dibujo que le había hecho su hijo.
“El día anterior, curiosamente, cuando me iba al teatro, me dice ‘¿Mamá, tienes un diurex que me prestes tantito?’. Yo me iba corriendo para el teatro como siempre. ‘Pero, mamá, préstame un diurex’. Yo lo buscaba y no lo encontraba. ‘Préstame uno, porque mira el dibujo que me hizo Julián’, y sí, eran un león grande y uno chiquito”, relató.