El nadador Miguel de Lara, clasificado a París 2024, destaca el carácter mexicano ante falta de apoyo: “Nos volvemos más fuertes”

El nadador Miguel de Lara, el tercer deportista mexicano que consiguió su boleto para competir en los Juegos Olímpicos de París 2024, reconoció que los atletas de deportes acuáticos han mostrado un gran carácter ante la adversidad que enfrentan por el conflicto entre la Federación Mexicana de Natación (FMN), Conade y World Aquatics (antes FINA) que los tiene sin apoyo económico desde enero pasado.

De Lara intenta mantenerse lejos de las polémicas y los problemas políticos que vive la FMN, cuyo presidente, Kiril Todorov, fue desconocido por World Aquatics por distintas irregularidades e instaló un Comité Estabilizador, el cual es considerado ilegal por Ana Gabriela Guevara, directora de Conade.

Desde enero, los atletas de la FMN dejaron de recibir las becas y sueldos, algo que no ha frenado a los nadadores que, como De Lara, disputan sus torneos y compiten sin apoyo.

“Tristemente se vuelve un ejercicio de qué tan bueno eres para bloquear las malas vibras, las malas energías, las críticas, las personas que no creen en lo que estás haciendo, que no creen en el esfuerzo.

“Los mexicanos nos hemos vuelto muy fuertes mentalmente, llegué a conocer entrenadores que trabajaban con nadadores mexicanos y no entendían cómo es que seguían, seguían y seguían, sin detenerse.

Somos mexicanos, aprendemos a hacer todo eso, a bañarnos con agua fría, a jicarazos, todo ese tipo de cosas te forjan un carácter que muy pocos países tienen, sólo hace falta que nos demos el tiempo y la paciencia para trabajar”, dijo Miguel de Lara en entrevista con el periódico Esto.

De Lara se refirió al caso de la Selección Mexicana de natación artística, que recurrió a las redes sociales y gracias al apoyo de una marca de artículos deportivos recaudó fondos con la venta de trajes de baño con diseño relativo a una de sus rutinas.

Fuente: Latinus