Rescatan bebé recién nacida de entre los escombros tras sismo en Turquía y Siria

Rescatistas salvaron a una niña recién nacida que estaba debajo de los escombros de un edificio en el noroeste de Siria que fue destruido por el terremoto del lunes.

Imágenes dramáticas mostraron a un hombre cargando a la bebé, cubierta de polvo, después de que la sacaran de los escombros en Jindires.

Un médico de un hospital en la cercana Afrin dijo que se encontraba estable. El edificio en el que vivía su familia era uno de los 50 destruidos por el terremoto de magnitud 7,8 en Jindires, una ciudad controlada por la oposición en la provincia de Idlib, cerca de la frontera con Turquía.

El tío de la bebé, Jalil al Suwadi, dijo que los familiares acudieron al lugar cuando se enteraron del derrumbe.

“Escuchamos una voz mientras cavamos”, dijo el tío este martes a la agencia de noticias AFP. “Limpiamos el polvo y encontramos a la bebé con el cordón umbilical (intacto), así que lo cortamos y mi prima la llevó al hospital”, agregó.

El pediatra Hani Maarouf dijo que la bebé llegó a su hospital en mal estado, con “varios hematomas y laceraciones en todo el cuerpo”.

“También llegó con hipotermia por el fuerte frío. Tuvimos que calentarla y administrarle calcio”, informó.

La bebé fue fotografiada acostada en una incubadora y conectada a un gotero, mientras se realizaba un funeral conjunto para su madre Afraa, su padre Abdullah y sus cuatro hermanos.

Ellos se encuentran entre las al menos 1.800 personas que se sabe que murieron a causa del terremoto en Siria, según el gobierno con sede en Damasco y los Cascos Blancos, cuyos socorristas voluntarios operan en áreas controladas por la oposición.

Al menos 4.500 personas murieron en Turquía, donde estuvo el epicentro del sismo.

Los Cascos Blanco advirtieron que esperan que la cifra de fallecidos “aumente de forma espectacular”.

“El tiempo se acaba. Cientos siguen atrapados bajo los escombros. Cada segundo podría significar salvar una vida”, tuitearon este martes.

“Hacemos un llamado a todas las organizaciones humanitarias y organismos internacionales para que brinden apoyo material y asistencia a las organizaciones que están respondiendo ante este desastre”.

La ONU prometió utilizar “cualquiera y todos los medios” posibles para llevar ayuda a las personas en el noroeste sirio, pero dijo que las entregas se detuvieron temporalmente debido a los daños en las carreteras y otros problemas logísticos.

También ha instado a los gobiernos a no politizar la entrega de ayuda cuando tantos están desesperados.

Un acuerdo del Consejo de Seguridad de la ONU autoriza el uso de un solo cruce fronterizo para las entregas desde Turquía hacia el noroeste sirio. Todas las demás entregas están destinadas a pasar por Damasco, aunque en el pasado el gobierno ha facilitado solo una pequeña cantidad de ayuda “cruzada”.

Antes de que ocurriera el terremoto, 4,1 millones de personas en el noroeste de Siria, la mayoría mujeres y niños, dependían de la ayuda humanitaria para sobrevivir.

Con información de BBC News