¿Sabías que las lámparas con luz ultravioleta podrían causar cáncer?

Actualmente en cualquier estética o negocio de belleza, en particular donde se realizan trabajos de manicure, es común encontrar lámparas de luz ultravioleta con las que los estilistas secan las aplicaciones de uñas postizas, ya que este aparato facilita el secado del gel en las uñas.

Sin embargo, las lámparas de luz ultravioleta podrían convertirse en un problema de salud pública mucho mayor de lo que ya se creía, ya que un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California en San Diego descubrió que este puede generar muerte celular, así como mutaciones en el ADN que pueden desencadenar cáncer.

Estos artículos electrónicos que se ocupan en el salón de belleza utilizan un espectro de luz ultravioleta que va de 340 a 395 nm para poder secar los productos químicos incluidos en los barnices de gel.

Para ejemplificar el daño que estos pueden causar, los investigadores los compararon con el espectro usado por una cama de bronceado, que va de los 280 a 400 nm, es decir, menor que los secadores, y estas últimas está comprobado que pueden ser cancerígenas. 

Ludmil Alexandrov, profesor de bioingeniería y medicina celular y molecular en UC San Diego, y autor del estudio, que fue publicado en Nature Communications, explicó; “Si observa la forma en que se presentan estos dispositivos, se comercializan como seguros, sin nada de qué preocuparse. Pero hasta donde sabemos, nadie ha estudiado estos dispositivos y cómo afectan a las células humanas a nivel molecular y celular hasta ahora”.

Evaluando 3 líneas celulares distintas, queratinocitos de piel humana adulta, fibroplastos de prepucio humano y fibroplastos embrionarios de ratón, los investigadores descubrieron que el uso del secador de uñas de luz ultravioleta en una sesión de tan solo 20 minutos conduce a un 20 a 30% de muerte celular, mientras que 3 exposiciones consecutivas a este aparato, por el mismo lapso de tiempo, provocaron la muerte de entre 65 y 70% de las células expuestas.

La exposición a la luz ultravioleta también causó daños mitocondriales y en el ADN de las células restantes y provocó mutaciones con patrones que se pueden ver en cáncer de piel en personas.

Con información de El Diario de NY